Home Educacion • Historia de terror corta ectoplasma

Historia de terror corta ectoplasma

 - 

Historia de terror corta ectoplasma

Era ya la tercera noche seguida que tenía el mismo sueño, y recordaba algo similar de tiempo atrás. Las imágenes que venían a su mente estaban plagadas de verde, en algunas este era un elemento gaseoso, en otras una masa gelatinosa. Le recordaba mucho al ectoplasma, como lo había visto en la caricatura favorita de su niñez, porque fuera de ahí, no se relacionaba con lo paranormal.

Trataba de no tomarle mucha importancia, pero en realidad le inquietaba ese sueño, o más bien pesadilla, porque tenía una fuerte sensación mientras dormía, de que esa cosa verdosa, era el mismo, carente de cuerpo, de una conciencia propia, solo dejándose llevar por el viento o por energías ajenas.

Despertaba, se quedaba sentado sobre la cama, observando sus manos por horas, palpándose la cara, hasta caer dormido nuevamente, sin la satisfacción de haber comprobado que ese cuerpo le pertenecía, aunque lo reconocía como suyo, le invadía una sensación de incomodidad, hasta el punto de llevarlo a la inconsciencia tras un ataque de desesperación.

Para el cuarto día eso parecía una historia de terror corta que el protagonizaba, tenía la idea de que al dormir se desprendía de su cuerpo para visitar otros mundos en sueños, así que se negó a pegar los ojos, pero eso de nada sirvió, por la noche, a la misma hora, aun despierto, se encontraba sentado en la cama, viéndose las manos, tocándose la cara, y con ese sentimiento de extrañeza de sí mismo. Pero esta vez, vio como aquella amalgama esmeralda que él había bautizado como ectoplasma, descendía desde una esquina del cuarto, rodeando lentamente su cuerpo, contrario de sentirse asustado, le reconfortaba esa sensación de asfixia que iba invadiendo su cuerpo cuando esa cosa sobrenatural le apretaba como una boa.

Pronto eran dos pastas verdosas jugueteando entre sí, con total familiaridad, y es que en realidad era así, pues sin estar consciente de ello, cada noche, se le escapaba el alma del cuerpo para ir a reunirse con la de su gemelo que se encontraba en un lugar distante, normalmente regresaban al amanecer con la sensación de que se trataba de un sueño, pero tres días atrás, uno de ellos había sido asesinado mientras sus espíritus vagaban y solo quedó un cuerpo al cual regresar.

Ahora estaba claro que ese cuerpo no le pertenecía, que su hermano, el verdadero dueño venía a reclamarlo, y con justo derecho, en embargo, no podía estar más equivocado, su gemelo disfrutaba demasiado ser solo un ser etéreo, y venia para llevárselo, arrastrarlo también al mundo de la existencia sin cuerpo.

Author:Irene